LAS ENFERMEDADES LABORALES, UN INCONVENIENTE PARA LOS TRABAJADORES

ene 14, 2013   |   por Gloria Huérfano   |   Novedades, Opinión, Tipos de accidentes  |  No Hay Comentarios

A pesar que trabajar hace parte fundamental  de la vida de millones personas, las enfermedades que el ambiente laboral trae consigo van en aumento.

Permanecer sentado más de ocho horas y muchas veces trabajar bajo condiciones laborales complicadas,  hacen que cada día sean muchos los trabajadores que deben incapacitarse  o incluso retirarse de sus trabajos.

Este artículo hace referencia a dos de las enfermedades laborales más comunes que aquejan a los trabajadores

1.       Lumbagos:

Los problemas relacionados con la postura que aparecen cuando una persona está sometida a muchos movimientos (cargue y descargue; desplazamientos; agacharse y movimientos repetitivos), y estáticos (por posturas sedentarias). Se trata de un problema a largo plazo, que produce desgaste en articulaciones, especialmente de la columna, y endurecimiento de tendones. Uno de los más comunes es el dolor de espalda, que se ubica a nivel de la cintura debido a que allí suceden la mayoría de los movimientos del tronco. Comúnmente conocido como lumbalgia, el dolor puede llegar a irradiarse a la región glútea, y a veces hasta los muslos, piernas y pies. Cuando se trabaja con la espalda doblada hacia adelante o hacia los lados, extendida o girándola hacia los lados, aumenta la posibilidad de contraer una lumbalgia. Puede terminar en una degeneración de los discos intervertebrales y complicarse con el pinzamiento de un nervio, lo cual causa gran incapacidad y dolor.

Quienes tienen un trabajo sedentario deben velar por una postura adecuada, que incluye una silla  ajustable con apoyabrazos y a una altura adecuada para quien la usa, así como descansa-pies. Así mismo asegurarse de que al mirar la pantalla del computador, los ojos queden con una leve inclinación hacia abajo (menos de 45 grados) y de que las manos estén cómodas en el teclado (los brazos se apoyan en la silla y las manos apenas suben un poco para alcanzarlo).

Aunque normalmente se recomienda tener la columna recta y con la espalda recostada en el espaldar de la silla, se pueden usar posiciones de descanso, siempre y cuando se conserven los tres puntos de apoyo (espalda, brazos y pies).

2.    Sordera:

La exposición al ruido es una de las causas más comunes de enfermedad laboral en el mundo y la tercera más común en Colombia, que llega a la hipoacusia neuro-sensorial o sordera inducida por ruido en los casos más extremos. La Organización Mundial de la Salud (OMS), se trata de la pérdida auditiva secundaria a una exposición laboral a ruido a largo plazo, por encima de los 85 decibeles. Un indicio de que la enfermedad está presente es un descenso de 15 decibeles en alguna de las frecuencias de una audiometría tonal (examen diagnóstico de audición).

Es necesario considerar dos tipos de sordera, la crónica, la más común en el entorno laboral y con mayores posibilidades de prevenirse; y la aguda, menos frecuente en ambientes de trabajo y muchas veces irreversible. Mientras que en la pérdida auditiva crónica se pueden detectar factores de riesgo y controlarlos, en la aguda se presentan situaciones inesperadas o accidentes (por ejemplo explosiones), que pueden llegar a romper el tímpano para pérdidas irreparables.

Las personas deben asegurarse de que la empresa en la que trabajan les provea un ambiente sano y las protecciones necesarias  para laborar como tapa- oídos, audífonos, elementos especiales de protección, etc. Y en caso de estar expuestas a ruidos por encima de los 85 decibeles, también es responsabilidad individual velar porque en el ámbito privado no se atente contra la buena salud de los oídos. Tan nociva resulta una máquina ruidosa las ocho o nueve horas de su jornada laboral, como exponer sus oídos a la música con los audífonos conectados por igual lapso de tiempo y con volumen alto o permanecer en una discoteca cinco o seis horas con un volumen incontrolable.

Bookmark and Share

Escriba su comentario